Neuroarquitectura

Estudiar de forma científica y cuantificable como los espacios influyen en las personas y como pueden ser diseñados para ayudar a sus usuarios es el objetivo del Grupo de Investigación Neuroarquitectura.

Esta cuestión, se ha tratado por parte del arquitecto, en general, de forma esporádica e intuitiva. Como ámbito de estudio se ha abordado en las últimas décadas desde la perspectiva del psicólogo. Disciplinas transversales como el Evidence-Based Design, el User-Centered Design o la ergonomía también se han aproximado a la investigación científica del diseño.

En los últimos años, los avances en el campo de la neurociencia y medición psicofisiológica están comenzando a ofrecer nuevas herramientas para el estudio de la respuesta cognitiva y emocional del usuario en muy diversas circunstancias. Así, la neurociencia ya se está aplicando en el marketing, la economía, la política o la educación.

Por otro lado, las nuevas tecnologías de visualización empiezan a permitir la simulación de entornos complejos de forma realista, interactiva y con gran sensación de presencia, controlando y alterando todas las variables a voluntad y registrando las acciones del usuario.

La aplicación combinada de neurotecnologías y sistemas de visualización inmersivos abre nuevas vías de estudio de la relación environment-behavior. La Neuroarquitectura, por tanto, es un área emergente que presenta enormes posibilidades, donde las bases están por sentarse y los verdaderos resultados, aún por llegar.

El Grupo de Investigación Neuroarquitectura realiza experimentos controlados en laboratorio combinando técnicas clásicas de la psicología ambiental, como el uso de grupos de discusión y cuestionarios, con metodologías específicas como la Ingeniería Kansei y tecnologías avanzadas como la Realidad Virtual para la presentación de estímulos, los sistemas de medición psicofisiológica y comportamental (Eye-tracking, ECG, EEG, GSR…) y los análisis de datos mediante técnicas estadísticas y de machine learning.